Enfermeras británicas califican de estúpidas medidas gubernamentales


  

Imagen activaLondres, 22 abr (PL) El Colegio Real de Enfermeras británicas calificó de estúpidas las propuestas de reforma para el sector, las cuales incluyen que quienes estudian enfermería trabajen un año como asistentes de sanidad, informaron hoy medios locales.

Después de que el gremio recibiera las críticas de varios informes debido a deficiencias en la atención brindada por su personal, los ministros propusieron que los aspirantes a la profesión pasen 12 meses como asistentes de la salud antes de embarcarse en los tres años de estudio.

Sin embargo, durante el congreso anual del citado colegio de enfermeras (RCN, por sus siglas en inglés), su presidenta, Andrea Spyropoulos, consideró la idea como estúpida, al manifestar que supondrá un gasto del dinero de los contribuyentes y que probablemente nunca verá la luz.

De acuerdo con la entidad, los titulares del gabinete de coalición entre conservadores y liberaldemócratas perdieron la oportunidad de mejorar la atención a los pacientes, luego del escándalo por muertes evitables en el Hospital de Stafford, en el norte de Inglaterra.

En el congreso anual del RCN, que se lleva a cabo esta semana en Liverpool, los delegados criticaron duramente de qué forma los planes del Gobierno están siendo contraproducentes para el sector y pidieron dar marcha atrás lo antes posible con las reformas para evitar que sufra la atención al paciente.

Como respuesta a las críticas de la organización, el secretario de Salud, Jeremy Hunt, acusó al RCN de permitir que su función sindical supere su deber de elevar los estándares de la profesión como Colegio Real.

Insistió en que muchas enfermeras apoyan el plan, mientras recordó que el propio RCN fue objeto de críticas en el informe sobre el escándalo del Hospital Stafford, donde murieron más de un millar de pacientes de 2005 a 2009 como consecuencia de malas prácticas y negligencias.

En ese documento, difundido en febrero pasado, la comisión encargada de las investigaciones dispuso 290 recomendaciones para cambiar la cultura del Sistema Nacional de Salud y garantizar que los errores de ese centro hospitalario no vuelvan a suceder.

A cientos de personas les falló un sistema que ignoró las señales de advertencia y puso el interés corporativo y el control de los costos por delante de los pacientes y su seguridad, manifestó el abogado Robert Francis, encargado de la investigación.

De ese modo, el Gobierno defiende iniciativas encaminadas a mejorar la atención a los pacientes, pero, al mismo tiempo, continúa la aplicación de rigurosos recortes a los servicios públicos, entre ellos la salud.

Entre esas reformas, anunciadas a principios de abril, se incluye la supresión de 20 mil empleos, principalmente de gestión en el NHS, con un coste de más de mil millones de libras (mil 180 millones de euros) que espera amortizar para 2015.

Comentarios