Los enfermeros amenazan con un aluvión de quejas

Multitudinaria oposición para cubrir medio millar de plazas de enfermería

Los enfermeros amenazan con un aluvión de quejas por la "desorganización" de la prueba

El examen, que comenzó con una hora y media de retraso, reunió al 64,8 por ciento de los 10.911 convocados

28.10.2013 | 17:07
Los enfermeros amenazan con un aluvión de quejas por la "desorganización" de la prueba
Personal de Satse que siguió el desarrollo de la convocatoria de ayer en Gijón.
Personal de Satse que siguió el desarrollo de la convocatoria de ayer en Gijón. Juan Plaza

C. JIMÉNEZ Buena parte de los 7.080 aspirantes que se presentaron ayer a la oposición de enfermería finalizó la prueba con la amenaza de un "aluvión" de reclamaciones derivado de las incidencias registradas durante el examen, que arrancó con una hora y media de retraso sobre el horario previsto inicialmente. Desde el Servicio de Salud del Principado (Sespa), sin embargo, la valoración de la convocatoria era bien distinta. "Se ha desarrollado con normalidad", aseguró un portavoz del departamento regional antes de aclarar que la diferencia horaria -los opositores estaban convocados para las once de la mañana y el examen comenzó a la una menos veinticinco- era debida a cuestiones inherentes a una prueba de estas características, con más de 7.000 personas examinándose al mismo tiempo.

Así, el "descontrol" y "desorganización" a los que aludían muchas de las personas que tomaron parte en la convocatoria contrastaban con los resultados satisfactorios con los que se valoraba desde el inicio de la mañana, desde la organización, el desarrollo del ejercicio. El director de recursos humanos del Sespa, Tomás Mendoza, manifestaba, con las puertas del recinto ferial de Gijón atestadas de gente, que el desarrollo de una prueba de estas características requería "de la colaboración de muchísimas personas": 300 en la organización y otros 200 colaboradores. "Lleva un trabajo ímprobo que se ha desarrollado satisfactoriamente", valoró Mendoza. Entre los convocados, siendo mayoría los de Castilla y León, con 2.562 aspirantes, y Galicia, con 1.318, se registraron 3.831 bajas, esto es, un 35,2 por ciento de los inscritos no acudió a realizar el examen. Una realidad que constataron desde el Servicio de Salud del Principado, cuyo responsable de recursos humanos reconocía que no se esperaba que acudieran los 10.911 inscritos, aunque "sí un porcentaje bastante importante", que finalmente rozó el 65% para las 472 plazas convocadas.

Las quejas más habituales tenían que ver con el hacinamiento en las aulas, con opositores "codo con codo", cajas con los cuestionarios de examen que parecían abiertas ya antes de la realización de la prueba, la incorporación de datos personales en las hojas de examen que puede ser motivo de impugnación o la imposibilidad de salir al cuarto de baño, que motivó buena parte de las protestas, principalmente entre un grupo numeroso de embarazadas, que tuvieron que abandonar el examen.

Comentarios