5 oct 2014

Fingen ser enfermeros para asaltar a un médico anciano

Sonó el timbre y lo primero que hizo la empleada fue mirar a través de la ventana. Vio a un hombre con chaquetilla blanca, entonces pensó que era el hijo médico de don Adolfo Zevallos, el dueño de casa y reconocido cirujano de 84 años. Confiada, la mujer abrió la puerta y de inmediato se le nubló la vista por la trompada que recibió por parte de uno de los dos sujetos vestidos de enfermeros, con barbijos y armas, que entraron en pocos segundos a ese domicilio en pleno centro sanjuanino el jueves por la noche. Después le llegó el turno a la hija de Zevallos, que fue maniatada igual que la empleada. Y por último le tocó al anciano, que estaba en la planta alta y a quien los ladrones engañaron diciéndole que venían a medirle presión para luego atarle las manos y los pies.

El golpe armado en la casa del doctor Adolfo Zevallos en Av Córdoba al 475 Oeste entre Alem y Santiago del Estero, duró una hora y terminó con la empleada domésticadesmayada y los delincuentes huyendo antes de tiempo. Es que Mónica Zevallos (55) logró desatarse y corrió hacia a la calle hasta que pidió ayuda a una vecina. Los desconocidos igual lograron escapar llevándose 4.000 pesos, un cheque por 10.000, unanotebook y tres celulares, y dejaron abandonado un TV 32 pulgadas que pensaban robar. 

Los asaltantes vestidos de enfermeros irrumpieron a la casa a eso de las 22.30 y maniataron a la empleada Mayra Figueroa, a Mónica Zevallos y al padre de ésta, el cirujano Zevallos. Al anciano le dijeron: 'nos mandó su hijo para que le tomemos la presión' y, cuando se descuidó, lo tiraron al suelo y lo maniataron. 'Fue terrible. Doy gracias a Dios que estamos vivos', dijo Mónica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Enfermeria un año luchando contra Covid-19

Estamos en el aniversario de la llegada del coronavirus a la  Argentina, donde tuvimos que organizar en tiempo récord,  atender un caso, otr...